domingo, setiembre 24, 2006

Lo retroprogresivo y la falacia pre-trans

Cuando leí a Ken Wilber exponer su falacia pre-trans rápidamente me vino a la mente el concepto de “retroprogresivo” de nuestro agudo filósofo indo-catalán Salvador Paniker. Sin embargo, ahora releyendo su “Aproximación al Origen” el suyo se me antoja como un concepto todavía más fértil que el del filósofo americano, porque lo que no dice Ken Wilber (o al menos yo no recuerdo haberlo leído) es porqué esa tendencia a idealizar un pasado supuestamente mejor, sobre todo cuando todo el imponente edificio filosófico de Wilber se construye siguiendo la línea ascendente del evolucionismo espiritual.

Sin embargo Paniker postula que esa tendencia a pensar que todo tiempo pasado fue mejor, se debe a una especie de recuerdo de la especie humana de una vida previa sin fisuras, sin ambivalencia; en definitiva, el lejano recuerdo de la unidad del origen. Este sería, un tiempo previo a cualquier de las grandes fisuras: mitos-logos, Dios-humanidad, sujeto-objeto, individuo-sociedad, sociedad-estado, naturaleza-cultura…

Ni que decir tiene que ese origen que añoramos no fue un paraíso idílico localizado en el Olimpo o en algún jardín privado de un Dios barbudo, sino que más bien podría ser como dijo Freud una simple añoranza de la unión con el pecho materno que nos amamantó en nuestros primeros meses de vida.

Quizá el recuerdo de aquel sentimiento fuerte de pertenencia de los clanes cromagnon después de haber acorralado y dado muerte a un mamut tras una época de mala caza.
O incluso, yendo más lejos, recuerdos de unidad en aquel caldo pre-biótico del que surgieron los primeros organismos unicelulares; o todavía más, resonancia de la unidad primigenia de aquella bola informe de materia que originó el big-bang, si es que nuestras células y nuestros átomos pueden recordarlo.

Quizá sería interesante rastrear la genealogía de las fisuras que la hominización produce siguiendo los niveles evolutivos de Wilber. Tal genealogía de las fisuras, es uno de los proyectos pendientes de nuestro querido maestro Salvador Paniker, proyecto que temo desborda a una sola persona por más erudita que ésta sea. Pero una genealogía así es imperiosamente necesaria para transitar desde un mundo cada vez más complejo hacia ese origen, ese Tao que anhelamos como cierva el agua, manteniendo las ambivalencias y reconciliándonos con todas las emergencias evolutivas del espíritu que rozan en muchos momentos lo patológico en nuestra cultura.

Quizá un proyecto similar a la Wikipedia pero teniendo como objeto esa genealogía, liderado y coordinado por el propio Paniker sería un hermoso proyecto cooperativo para la comunidad integral hispana y una magnifica aportación al movimiento integral global.

2 comentarios:

Alex dijo...

Hola, Ken Wilber sí explica el por qué de esa tendencia de situar el Eden en el pasado, colectivo o individual. Se debe al recuerdo de un estado sin fisuras, perfecto completo. Lo que ocurre es que ese estado no estuvo en el pasado, si no fuera del tiempo, en el Presente Eterno. Así que por un error situamos eso que "recordamos" de más allá del tiempo en el pasado. Supongo que el ego no puede hacer otra cosa con ese recuerdo que situarlo en el tiempo, porque el mismo es movimiento en el tiempo. O sea, basicamente lo mismo que dice Paniker, por lo que entiendo al leerte.
Saludos

Javier Alvarez dijo...

Estimado Alberto: En principio felicitarte ( o más bien agradecerte ) tu expresión tanto en el blog como en el foro Ken wilber evolucion.
He estado releyendo un poco la historia de este.
Te escribo porque me han gustado algunos post y quisiera preguntarte si se pueden reproducir ( aclarando la fuente ) en un blog que he creado o en un foro que coordino. Gracias, a priori, por tu contestación.l
Javier Alvarez